Los huesos son una delicia para los perros, los entretienen por horas y les limpian los dientes pero no todos son buenos para ellos, ya que algunos podrían causar desde heridas leves en el hocico hasta  perforaciones en su sistema digestivo y causarle la muerte.

Es importante que además tomes en cuenta que los huesos no aportan ningún valor nutricional a los perros, motivo por el cual no debes darle de comer únicamente huesos por que estaría muy mal alimentado y con grandes carencias nutritivas.

Como sabemos que quieres muchísimo a tu mascota y no quieres ocasionarle un accidente hoy te contamos ¿qué huesos dar y cómo debes dárselos?

Qué NO hacer:

  1. Darle huesos cocidos al perro, es más fácil que se astillen.
  2. Tampoco debes darle huesos crudos porque pueden tener bacterias letales, antes de darle un hueso hiérvelos en agua pura por al menos minutos y deja que se enfríen antes de dárselo. De esta forma matarás los gérmenes que pudieran anidar en el hueso.
  3. Jamás des a tu perro huesos de pollo, de espinazo o de costillar.

 

Si quieres chinearlo con un hueso de vez en cuando:

  1. Puedes darle huesos de rodilla, osobuco, garrón o fémur en trozos grandes. Eso sí siempre, bajo tu vigilancia.

Si ofreces un hueso, hazlo a manera de juguete justo para que se entretenga, pero nunca como una comida principal sino como un postre

  1. No hace falta que le des un hueso diario.

 

FotoNo.2huesojuguete

Importante:

Si observas que tu perro no vomita o defeca con sangre, ha perdido las ganas de comer o está muy estreñido y le es difícil hacer sus deposiciones, podría ser  que algún hueso haya hecho de las suyas, por lo que debes acudir al veterinario para que le haga una buena revisión y esté fuera de peligro.

 

Quizás podría interesarte

¿Cómo dar en adopción un perro que rescataste?

LEER MÁS

Cerditos vietnamitas: una mascota que está en boga.

LEER MÁS

Tu perro será feliz cuando lo trates como perro no como bebé

LEER MÁS