Tener una lora como mascota no es algo muy complicado, pero tampoco se trata de meterlo en una jaula, meterle un poco de semillas y se acabó. El asunto va mucho más allá que eso.

Una lora supone mucha felicidad, risas, gritos y hasta palabras, pero si no contemplas que podría ser un animal muy escandaloso se te convertirá en una pesadilla.

Por eso hoy te brindamos algunos consejos para tomar en cuenta, antes de decidir tener una lora como mascota.

 

  • Asegúrate de que su jaula este lista. Debe ser una jaula espaciosa, linda acondicionada para el disfrute. Ponle agua, comida, y hasta juguetes antes de que la lora entre en ella. Esto tiene un propósito reducirle el estrés y la ansiedad ante su nuevo cambio de hábitat
  • Al meterla a la jaula hazlo con calma, despacio sin prisas y dale su espacio, no la agobies, métela y déjala asimilar el cambio, ya habrá tiempo para la interacción.
  • FotoNO.3lorapersona
  • La jaula debe estar integrada en la casa, ubícala en un espacio lejos de las ventanas, el televisor y que tenga pared detrás lo ideal es que la ubiques en una esquina.
  • La lora requiere de tiempo al igual que otra especie de mascota, por eso es importante que saques tiempo para hablarle, cantarle, ponerle a escuchar música. Es un animal que al igual que un perro requiere de espacios para juego, cariño y atención.

Recuerda tener una lora como mascota va más allá de semillas y agua, así que analiza antes de asumirla si puedes brindarle los cuidados necesarios.

 

Quizás podría interesarte

Cerditos vietnamitas: una mascota que está en boga.

LEER MÁS

Pastor alemán: el leal compañero

LEER MÁS

Convivencia entre adultos mayores y perros: cómo afecta a su salud.

LEER MÁS